Todo se narra en un escenario, en principio vacío, y en el que de momento solo cabe una persona, no un personaje, una persona que cuenta una historia de personas. Una persona que como todas se ha creado a partir de accidentes físicos y emocionales.


La historia empieza por el título y Perro parece el más apropiado. Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero a mitad de camino entre la fiera y el manso, la confianza y la rabia, entre el instinto y el “dame la patita”.

Habrá quien crea que se habla de lo animal, de lo desolado, de lo personal… De quien se hable, de quien se cuente será una persona donde no caben los razonamientos o los argumentos que a primera vista justifiquen. Aquí tiene cabida lo incongruente y llevado por impulsos e intuición. Lo cotidiano inexplicable. El cuerpo, es el único instrumento visible o por lo menos previsible. Lo que se dice antes o después no tiene mucho sentido, quizás el entretenimiento. Vuelvo a enfrentarme a la escena solo, pero esta vez menos solo, aquí hay amigos presentes y ausentes, que quizás me acompañen para dar forma a lo que veo de la gente y lo que se me olvida. La danza, personal y a medio camino, vuelve a ser el lenguaje y el motivo para sentirme un poco más perro.

 

Daniel Abreu

La Cía. Daniel Abreu, nace en el año 2004, presentando hasta la fecha más de cuarenta trabajos coreográficos. Daniel Abreu, director y creador de estos trabajos ha cosechado varios premios así como un reconocimiento que le ha llevado a estar presente en la programación de varios teatros y festivales nacionales e internacionales. En el año 2014 recibe el Premio Nacional de Danza en la categoría de Creación. Los trabajos de la compañía se presentan como viajes, cuadros e imágenes en acción, estando algunas de las producciones a mitad de camino entre la danza y la acción. Este trabajo que aquí presentamos titulado es una de sus creaciones más aplaudidas y que aún día de hoy sigue viva en el repertorio.

Información Corral de Comedias