Foto UAH
En una de sus entrevistas Fernando del Paso, Premio Cervantes 2015, dice que “se casó con la literatura, pero su amante es la historia”. Entre esos dos mundos gira la obra literaria del autor mexicano, el sexto de este país que recibe el máximo galardón de las letras castellanas.

 

Del Paso llegará mañana al Paraninfo de la Universidad de Alcalá “anchísimo como guajalote (pavo)”, tal y como dijo sentirse al conocer que le habían otorgado el Cervantes, con una corbata en rojo y amarillo, “para tener los colores de España en el pecho“, en el año en que se entrega el 40 Premio Cervantes y se conmemoran los 400 años de la muerte del escritor más universal del castellano.

Novelista, dibujante, diplomático, académico e, incluso, productor y locutor de programas de radio, el autor de “Noticias del imperio“, ambientada en la invasión francesa de México y considerada por la crítica su obra maestra, es uno de los literatos fundamentales del siglo XX en lengua castellana y un referente en su país. Ha escrito literatura infantil, ensayo, narrativa, poesía y teatro, y en todos ellos mezcla con maestría ficción y realidad histórica. En su fallo, el jurado destacó “la aportación al desarrollo de la novela, aunando tradición y modernidad” y que sus novelas estén “llenas de riesgo y episodios fundamentales de la historia de México, haciéndolos universales”.

Usted recibe el Premio Cervantes justo cuando se conmemora el 400 aniversario de su muerte, ¿Quién es Cervantes para usted?
– Obviamente uno de los más grandes escritores de nuestra lengua y por lo tanto, teniendo en cuenta la importancia del español, también del mundo y de la historia.

Antes de que llegara el Cervantes usted ya era uno de los referentes de la literatura en lengua española de nuestro tiempo, un tiempo convulso, lleno de cambios, ¿cuál cree que debe ser el papel de la literatura, del arte en general, en este tiempo que nos toca vivir?
-La literatura y el arte deben ser espontáneos hasta el momento en que al autor o los autores no se les presente la necesidad de levantar su voz como protesta por los males de su tiempo y la ineptitud de los gobernantes.

¿Tiene ya preparado el discurso para la ceremonia? ¿Y la vestimenta? Imaginamos que no nos va a defraudar… a pesar del protocolo
– Sí, ya lo tengo preparado. Y no, no los voy a defraudar, llevaré una corbata roja y amarilla para tener los colores de España, como digo en el discurso, en el pecho, muy cerca del corazón.

Poniatowska dice de usted que “pone adjetivos como si tuviera un salero”. Si tuviera que definir el tiempo que vivimos con varios adjetivos, ¿cuáles elegiría?
– Pues los que hay en el salero: ‘único’, ‘malo’ y ‘susceptible’ de experimentar cambios fundamentales.

Es un gran conocedor de la historia de México, que aparece en gran parte de sus libros, ¿qué opina de su devenir?
– Aunque siempre he sido un poco pesimista no quisiera perder del todo el optimismo. Es posible que México se recupere. Aunque no será un proceso fácil. No solamente México padece la ineptitud y la codicia de sus gobiernos, sino también la abulia y escepticismo de sus gobernados.

Usted se está recuperando de una isquemia cerebral que le dejó sin habla… ¿eso ha transformado en usted, en algún sentido, el valor de la palabra escrita?
-Pues desde luego que sí, para mí tiene un valor mucho más grande de comunicación y se acerca más que nunca a la música.

Información de la UAH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here