cojamos-a-narciso-y-demosle-un-smartphone-cambiaria-mucho-el-mito

Una habitación para soñar es la niña bonita de la temporada, y esperamos que el comienzo de una historia de amor entre el Corral de Comedias y los creadores jóvenes. Una habitación en el presente que mira hacia al futuro, ya que nuestro sueño es el de realizar una residencia mínimo al año, para ir creciendo con el proyecto y hacer seguimiento de las trayectorias de los creadores residentes apoyando su evolución.


El proyecto seleccionado entre más de una docena de solicitudes recibidas para esta residencia artística convocada por el Corral ha sido Ecos from the universe, una versión libre sobre el mito de Eco y Narciso. Sus jóvenes jóvenes creadores, ninguno de los cuales supera los 25 años, forman Teatro de Altos Vuelos, un grupo multi-talento cercano a los colectivos de circo, que promete no dejarnos indiferentes con su propuesta.

“Hablamos de belleza. El Sordo y el Ciego hablan de belleza. Dos oídos sin ojos y dos ojos sin oídos: “¡Qué vestido tan bonito! Es muy suave y no hace nada de ruido, así que es bonito.” ¿Qué es la belleza! El pensamiento platónico considera la vista y el oído los dos únicos sentidos capaces de percibir belleza (pues pertenecen al mundo de las ideas). Pero, ¿por qué escuchar a Platón en pleno s. XXI? ¿Por qué irnos a la Antigua Grecia? Hablando de teatro estas preguntas tienen una fácil respuesta: la Tragedia.

 

No, no queremos hacer tragedias. No queremos caer en el dogma neoclásico de la poética aristotélica. Tampoco queremos imitar la tragedia lorquiana de sangre y raíces. No buscamos ni la forma ni el contenido de la Tragedia, tan solo nos interesa su esencia. ¿Pero por qué buscar la esencia trágica para hablar de belleza? ¿Y qué tiene que ver la belleza platónica con la actualidad? Cojamos a Narciso y démosle un smartphone, ¿cambiaría mucho el mito? Somos “Narcisos” por enamorarnos de nuestro reflejo y somos también “Ecos” por nuestra alteridad.

Pero no, tampoco somos intelectuales, no somos experimentados pensadores, no teorizaremos sobre la tragedia ni sobre la belleza. Tan solo somos apasionados buscando emocionarse con un instante que dure la eternidad entera. No hemos venido a jugar a hacer teatro, pero jugaremos, claro que jugaremos. Cantaremos nanas y daremos “palos de ciego” hasta ver la voz de Eco como vemos las estrellas. Callaremos hasta escuchar el sonido de las esferas. Bailaremos en la ingravidez junto a Laika, la perrita que murió en el espacio. Viajaremos hasta marte para que el Ciego pueda ver la belleza de Narciso. Volaremos en naves espaciales, o en aviones de papel, da igual, volaremos. Nos amaremos con una mirada, con un susurro, con la fuerza del Big Bang o con la suavidad de una pluma cayendo sobre la luna, da igual, nos amaremos. Daremos voz a nuestras madres, a nuestras Junos, hasta ser tan libres como nuestros gritos esperanzados.

“Ha llegado la hora de mirarnos a nosotras mismas como hizo Narciso; y de proyectarnos hacia el universo como canta Eco, y que nuestra habitación propia ocupe el mundo entero.”

Una producción de Teatro de Altos Vuelos, en colaboración con el Corral de Comedias de Alcalá y Comunidad de Madrid