complutum

Fue una de las más grandes ciudades de la Hispania Romana. Por desgracia, se ha perdido mucho de ella, debido al crecimiento urbanístico descontrolado de Alcalá en la década de los setenta y ochenta. En los últimos años, se ha trabajado para rescatar vestigios, y así, poder reconstruir la memoria de aquel espacio. Actualmente, pueden ser visitados los restos excavados y adecuados, tanto sobre el solar de la antigua ciudad, como en la Casa de Hippolytus y en el Museo Arqueológico Regional.

La antigua
Complutum

Se sabe con certeza que Complutum, tuvo su auge entre los siglos I al V d. C., estuvo situada  en la confluencia de los ríos Henares y Camarmilla, siendo eje del gran vial romano que unía Complutum con Carthago Nova por el puente del Zulema y su prolongación septentrional hacia Cauca y la Sierra norte de Madrid fue el Cardo Máximo del burgo. En el punto de intersección se situó el foro, donde estaban los edificios públicos. En las calles paralelas a estas avenidas se asentaron tiendas, casas y elegantes mansiones.

Las excavaciones iniciadas en 1983 en la zona del Paredón del Milagro, permitieron sacar a la luz los espacios del foro, una basílica, las termas y una cisterna. En el foro estaba el criptopórtico, la basílica y la curia, sede del gobierno.

El centro de la Complutum romana hoy visitable es la Casa de Hippolytus donde los hijos de las familias más acomodadas recibían educación y practicaban cultos, además de ser lugar de reunión y entretenimiento. Sus muros estaban cubiertos de pinturas, sus suelos de mosaicos, y se rodeaban de jardines exóticos con animales vivos, además de presentar estatuas, fuentes y espacios abiertos.

En la Casa de Hippolytus pueden admirarse los restos de sus pinturas murales, réplicas de su decoración escultórica y de los mosaicos que ornamentaban el complejo.

La visita a la antigua Complutum se puede completar con la visita de los restos de la cercana Fuente del Juncal, los pilares del Puente del Zulema sobre el río Henares.