Ermita-san-isidro

Construida hacia 1650 en las afueras de la villa para ser sede de la hermandad de los Labradores, hoy engullida por la ciudad, cumple funciones de parroquia, rodeada por un amplio parque.

Ermita de
San Isidro

Su construcción consiste en edificio en planta de cruz griega, nave cubierta por bóveda cupuliforme sobre el crucero, y un atrio cerrado de tres arcos por donde se accede al interior. En este sorprende la pintura al fresco que hace las veces de retablo que destruyeron los franceses. Manuel Laredo pintó una composición que sirve de prolongación virtual del espacio de la ermita. En el exterior, la alternancia del ladrillo con los cajones de mampostería revocada pintan la imagen clásica del edificio campiñero.