virgen-del-val

Al final del paseo del Val, cerca del río Henares, se encuentra la ermita que dá cobijo a la imagen de la Patrona de Alcalá, la Virgen del Val. Dice la tradición que se apareció a un labrador en la Edad Media y que llevada a la iglesia de San Justo, una y otra vez volvía a aparecer en el lugar junto al río. Así que se decidió construir allí su ermita.

Ermita de la
Virgen del Val

El edificio fue destruido por la invasión francesa, así que posteriormente hubo que volver a construirla, tal como la vemos ahora. Data de 1926, y consta de una fábrica en ladrillo con gruesos contrafuertes, remachando ese aire neogótico que se le quiso dar con un interior sobrio, de una sola nave, con bóvedas de crucería y presbiterio poligonal con rasgados ventanales apuntados. El altar reproduce la cátedra del Paraninfo de la Universidad, albergando en sus tres hornacinas a la Virgen del Val en el centro escoltada de los Santos Niños. La Virgen del Val es alcaldesa perpetua de la ciudad, y cada tercer domingo de septiembre se hace una romería desde la Iglesia Magistral-Catedral hasta la ermita, parando en la Plaza de Cervantes ante el Ayuntamiento para recibir la vara que manifiesta su autoridad.