hospital-antezana

En Alcalá le conocemos como el “Hospitalillo”, se encuentra en la Calle Mayor, junto a la Casa de Cervantes. Todavía en uso, y con la misma filosofía de su inicio, servir como espacio de curación para gentes necesitadas y sin recursos. Lo fundaron en 1483, el matrimonio formado por Luis de Antezana y doña Isabel de Guzmán, de la corte de los Reyes Católicos.

El Hospital
de Antezana

Atendía en lo corporal y en lo espiritual a 12 enfermos pobres. Así sigue actuando, considerándosele como el más antiguo hospital de Europa que aún sigue en funcionamiento.

Por él pasó, en oficio de cirujano-sangrador, don Rodrigo de Cervantes, padre de Miguel de Cervantes, y durante una temporada estuvo también, en calidad de estudiantes-ayudante, un joven vasco llamado Iñigo, que más tarde alcanzó el título de San Ignacio de Loyola.

De simple fachada, el interior es tan encantador que nos traslada a siglos pasados, con su patio, con su galería alta en maderas, y la Iglesia, en la que se recuerda a San Ignacio, y en el altar destaca la talla de Nuestra Señora de la Misericordia, autentica titular del Hospital, una pieza magnífica de la escultura barroca sevillana.