7017469135_865fccb966_b

La más céntrica de las iglesias de Alcalá fue la de Santa María hasta el año 1936. Este fue el edificio que sirvió de templo al convento de franciscanos que fundó en el siglo XV el obispo Carrillo de Acuña. Cerraba por su costado de levante la Plaza Mayor o Coso de las celebraciones comerciales.

Capilla
del Oidor

En el año 1936 fue incendiada y destruida, quedando solamente la torre que se levanta airosa en la silueta de la Plaza de Cervantes, y unos restos de sus muros, basamentas de pilastras y arquerías de capillas, que pudieron salvarse y quedar como testigo. La Capilla del Oidor fue una de las capillas de esta iglesia, fundada en el siglo XV por el Oidor real Don Pedro Díaz de Toledo. Tapiada con aparejo toledano su fachada en la que luce una portada de severas líneas clásicas, el interior conserva un arco de profusa ornamentación y yeserías mudéjares, así como una representación de la pila bautismal en que recibió el sacramento del Bautismo en 1547 Miguel de Cervantes Saavedra, autor del Quijote.

Actualmente se utiliza como sala de exposiciones.